CORRER CUESTA ARRIBA.

El entrenamiento en cerros hace que sea más fácil correr sobre cualquier superficie.


Se fortalecen mucho los músculos de la parte inferior de la pierna y los cuádriceps, preparándolo para el trabajo de velocidad.

Los cerros pueden ser una gran ventaja, mientras los demás luchan contra la fuerza de gravedad, puedes conservar tu energía y dejar que trabaje en tu beneficio. En un cerro practica lo siguiente:

  • Mantén el ritmo que logras en terreno plano.
  • Mantén el mismo nivel de esfuerzo. Una manera de verificarlo es tu respiración.
  • Acorta tu zancada y deja que tu velocidad reduzca gradualmente mientras asciendes. Conserva tu energía para el resto de la carrera.
  • Vuelve ligeramente a tu ritmo mientras llegas a la cima. No incrementes el largo o la fuerza del impulso de tus brazos, solo recobra el ritmo. Esto te ayuda a llegar a la cima y te coloca en posición de sacar ventaja de la gravedad.


LAD Luis Vazquez