TODOS A LA 2A. CARRERA ATLÉTICA “SALVANDO UN ÁNGEL”

El domingo 26 de marzo los potosinos tenemos una cita en el parque Tangamanga I con motivo de la 2a. Carrera Atlética “Salvando un Ángel”, a beneficio del joven Ángel Saúl Flores Álvarez, quien sufrió un accidente deportivo y requiere el apoyo de todos para el tratamiento que poco a poco le esta devolviendo la movilidad y una mejor calidad de vida.

 

Fue el 15 de mayo del 2016 cuando se realizó la primera edición de esta justa atlética en el parque Tangamanga I, siendo un hecho histórico al reunir ¡¡a más de 4 mil participantes!!, por lo que se convirtió en el evento atlético que mayor número de corredores tuvo el año pasado, de todas las edades y estratos sociales, todos unidos en apoyo a Saúl Flores.

 

Por tal motivo su mamá Rosa Alma Álvarez y papá José Carmen Flores, vuelven a hacen un llamado a todos los deportistas, corredores, atletas y personas en general para que se inscriban a la segunda carrera con un costo de 50 pesos, siendo todo lo recaudado por ese concepto para medicamentos y rehabilitación de su hijo Ángel Saúl.

 

La cita es a las 9:00 horas frente a la Unidad Deportiva Infantil Manuel De la Garza Hernández, al interior del parque Tangamanga I, para cubrir una distancia de 3.5 kilómetros, es decir, una vuelta al circuito de las tres fuentes.

 

No hay categorías ni premios (habrá rifas), pues más que una competencia es una convivencia para apoyar la noble causa, por lo que pueden caminar, trotar o correr.

 

Hay dos formas de apoyar: 1).- adquiriendo la inscripción a un costo de 50 pesos, con derecho a su número y boleto para las rifas en artículos deportivos y algunos regalos más; 2).-  Pueden pagar 110 pesos con derecho a número, playera dryfit y boleto para las rifas.

 

Las inscripciones están abiertas desde esta semana en la calle General Fuero No. 535, Barrio de San Miguelito, en un horario de 11 a 13 horas y 16 a 18 horas. Mayores informes al número celular 44 45 04  53 54.

 

HISTORIA DE ANGEL SAÚL

Estudiante del segundo año de secundaria en la Escuela José Ciriaco Cruz, siempre fue un buen alumno y destacado deportista, pero el destino le tenía una prueba de vida, apenas a sus quince años cumplidos.

 

Desde pequeño se desarrolló en diversas disciplinas del deporte, donde a los 5 años logró obtener un primer lugar y certificado de honor en karate, hasta alcanzar el título de cinta negra.

 

Sin embargo fue en septiembre del 2015, cuando su vida cambió por un penoso accidente deportivo.
Ángel se había inscrito en una competencia de pista y campo en el entonces CREA (ahora Inpojuve), donde representaba a su escuela en atletismo. Fue precisamente durante una participación en la prueba de lanzamiento de bala cuando se encontraba en la pista atlética, y regresaba a su grupo, desgraciadamente una de estas bolas de 3.5 kilogramos de peso lanzada por otro participante, le pegó directamente en su sien derecha, es decir, el impacto fue total en el cerebro.
Y aunque Ángel logró pararse después del golpe para ir al baño en las propias instalaciones deportivas del Crea, fue ahí donde cayó desmayado y desde entonces quedó postrado en la cama, con parálisis y sufriendo varias operaciones para sobrevivir.
Su tratamiento ha sido altamente costoso y ninguna institución le ha dado su apoyo, por lo que su padres desde el año pasado recaudan fondos de diversas formas, pues hay medicinas e intervenciones que alcanzan los 80 mil pesos por sesión.
Los padres de Ángel Saúl tienen la esperanza de que su hijo vuelva algún día a la normalidad que lo distinguía por ser un estudiante entusiasta y comprometido con el deporte. Así que hoy por él mañana por nosotros.