¿Qué son las bebidas isotónicas?

Las bebidas isotónicas son bebidas relacionadas con la práctica deportiva, pero ¿sabes qué son en realidad y para qué son útiles? Todo lo que necesitas saber te lo dejo en este artículo.

Las bebidas isotónicas poseen gran capacidad de hidratación. Las podemos encontrar con muchísima facilidad en las estanterías de todos los supermercados y habitualmente son conocidas con el nombre de bebidas rehidratantes o bebidas deportivas; por sus diferentes cualidades para evitar la deshidratación causada por la sudoración derivada de cualquier práctica deportiva, de ahí que se asocien habitualmente con el deporte y con la práctica del ejercicio físico.

Nunca debemos confundir las bebidas isotónicas con las bebidas energizantes, ya que, no son lo mismo. Las bebidas energizantes llevan en su composición sustancias estimulantes como por ejemplo cafeína a grandes dosis, mientras que las bebidas isotónicas no.

Las bebidas isotónicas están hechas para ayudar al cuerpo a recuperar lo que pierde durante el ejercicio a través del sudor. Las bebidas isotónicas contienen entre un 6% y 8% de carbohidratos (depende de cada marca establecida en el mercado), incluyendo la glucosa que es la fuente de energía preferida del cuerpo.

Su nivel de osmolalidad (medida del número de partículas de carbohidratos, electrolitos y endulzantes en un líquido) se aproxima bastante al equilibrio de fluidos natural del cuerpo. Las bebidas isotónicas también son altas en electrolitos, que son los minerales esenciales que permiten mantener el equilibrio de las células de calcio, sodio, cloro, magnesio, fosfato, sulfato, bicarbonato y potasio.

La función principal de las bebidas isotónicas es rehidratar, así se evitan calambres musculares y cansancio general.

Los nutrientes contenidos le permiten salir del estómago, para ser absorbidas en el intestino y de ahí pasar con facilidad al torrente sanguíneo. Proporcionan energía a los músculos a través de los hidratos de carbono y favorecen la retención de líquidos a nivel renal.

Este tipo de fuentes de hidratación son necesarias cuando el ejercicio es intenso y dura más de una hora. Se recomienda beber pequeños sorbos de manera continuada.

¿Cuándo es recomendable consumirlas?

Aunque lo más habitual es consumir bebidas isotónicas cada vez que practicamos algún deporte o cuando simplemente hacemos ejercicio físico, la realidad es que no todos las necesitamos.

Debes de tomar en cuenta que cuando el ejercicio realizado no dura más de una hora y su intensidad es baja o ligeramente moderada, NO es recomendable tomar bebidas isotónicas,  Siempre y cuando el ambiente no sea caluroso y la sudoración sea excesiva, momento en el que su consumo sí sería más que aconsejable.