Gremio, campeón de Copa Libertadores

Un equipo práctico, con jugadores de buen nivel técnico, ordenados y eficientes, se proclamó campeón de la Copa Libertadores de América. Se trata de Gremio, que esta noche venció por 1-2 a Lanús en Buenos Aires, en un encuentro donde los brasileños mostraron un extraordinario equilibrio táctico, mientras que los locales dejaron demasiados espacios en su zona defensiva en su afán por poner presión alta sobre la salida del visitante.

De esta manera, fue el elenco de Renato Gaúcho el que rápidamente puso la tarea cuesta arriba para los argentinos, al anotar la apertura de la cuenta a los 26 minutos. Fernandinho les ganó las espaldas a los centrales y, tras correr más de 30 metros en línea recta, liquidó con un violento zurdazo, que fue rozado por la mano derecha del arquero Esteban Andrada.

La desventaja aumentó la ansiedad de los granates, quienes mantuvieron adelantada su zaga, situación que les sería fatal, pues a los 41′, Luan manejó de manera extraordinaria un contragolpe, hizo una pausa, una leve gambeta y cuando salió el arquero a achicar su tiro, simplemente levantó el balón con un toque sutil. El golazo, cuando se aprestaban para irse al descanso, fue un golpe duro para Lanús, que tendría que reanudar el duelo con la obligación de convertir tres tantos para poder forzar la prórroga de 30 minutos.

La segunda fracción se jugó, así, esencialmente en el terreno de los gaúchos, quienes retrocedieron, entendiendo que la ventaja parcial era suficiente garantía para conservar la corona.

A los 69′, Jailson le cometió una falta penal a Lautaro Acosta, luego de una combinación con José Sand, quien pese a sus 37 años era el jugador que mostraba más energía y mayor actitud entre los anfitriones. Y fue él quien se encargó de poner el descuento de la esperanza con un tiro rasante, junto al poste derecho del arco de Marcelo Groher.

A los 82′, en tanto, se produciría la expulsión del brasileño Ramiro, por un reclamo destemplado al árbitro por una falta al fair play de los argentinos, quienes no devolvieron el balón en un saque de costado cedido por Gremio debido a la lesión de un jugador.

El cuadro de Renato, sin embargo, se mantuvo firme pese a ese traspié. Y Luan estuvo a punto de anotar el 1-3 a los 89′, en una acción muy parecida al tanto que sí había convertido en el primer tiempo.

Finalmente, la gloria fue del forastero, que se llevó por tercera vez la Copa Libertadores. Gremio, el mismo que Deportes Iquique -el colista del Transición chileno- venció este año en Calama, se alzó como campeón continental y con Renato celebrando como el primer brasileño en ganar el trofeo como jugador (1983) y como entrenador. Y con el mismo club.

eldoportivo.latercera.com