En la semana previa al maratón, lo importante es descansar

Temporada a temporada, son cada vez más los runners que deciden correr un maratón. Claro está que si bien la preparación para cualquier tipo de distancias tiene sus secretos, los 42k merecen una atención especial debido al alto grado de exigencia al que nos sometemos. Y en este sentido, las últimas tres semanas antes del maratón son vitales pero no por lo que entrenes, sino por lo que dejas de entrenar. En este período es cuando empezamos a bajar el número de kilómetros, para de esa manera evitar llegar sobre cargados a la competencia.

Si bien no hay recetas universales y todo depende de cada corredor y lo que determine su entrenador, en muchos casos en el domingo anterior al maratón no se superan los 90 minutos de entrenamiento. Y a partir de allí, una última semana típica puede ser la de un rodaje de una hora el lunes, un 8k con algo más de ritmo el miércoles, y otro rodaje bien suave de 30 minutos el viernes, en todos los casos con cuatro o cinco aceleraciones en rectas cortas, de 50 a 100 metros, al final de cada sesión. En el resto de los días, descanso, y si es posible sesiones de masajes deportivos, para llegar en óptimas condiciones al gran día.

No olvides que también es muy importante contar con las horas de sueño necesarias, y darle prioridad a una buena nutrición e hidratación durante esa semana previa a la carrera. En muchos casos la noche del sábado, producto del nerviosismo, no se logra conciliar bien el sueño, pero si dormiste bien en los días anteriores esto no será un problema mayor. Inclusive, si tenemos en cuenta que la mayoría de las carreras son en las primeras horas de la mañana, el estar bien despierto desde antes te permitirá tener al cuerpo a tope de actividad al momento de correr.

¿Bajabas tu intensidad de entrenamiento previo a un maratón?