Arsenal le pega al campeón en su casa

No habrá récord de los 100 puntos para el Liverpool. Los Reds se quedaron sin posibilidades en el Emirates Stadium, enterrados por sus propios errores y ante un Arsenal voluntarioso y efectivo (2-1).

El Liverpool no es el mismo desde que ganó el título en algo palpable. El récord no ha sido suficiente motivación para que arrasen como lo hacían antes del parón y, ante el Arsenal, los altibajos del equipo salieron a relucir de nuevo.

El Liverpool fue acotando el camino al gol y lo encontró en una combinación a tres bandas. Fue sencillo, Robertson dobló a Firmino, este se la entregó al escocés y la puso atrás, donde apareció Mané libre de marca para batir a Emiliano Martínez.

El gol de Mané no echó abajo al Arsenal. Y no por méritos de los de Arteta, si no por la inconsistencia de Van Dijk, quien cometió un error que le costó el empate. Se entretuvo con la bola, le presionaron, se la entregó a Lacazette en lugar de a Alisson y el francés rodeó al brasileño para marcar a puerta vacía.

No acabaron ahí los errores de la zaga del Liverpool. Otra pérdida ocasionó el segundo del Arsenal antes del descanso. Otro error sacando el balón, otro robo de Lacazette y otro tanto. Esta vez del joven Reiss Nelson, que recibió en el punto de penalti y con frialdad se la cruzó a Alisson.

En el segundo tiempo, Arsenal, que se pasó 45 minutos esperando atrás, se salió con la suya y arrancó los tres puntos al Liverpool para soñar con Europa.

El empate del Wolverhampton Wanderers contra el Burnley les da esperanzas de llegar a la Europa League y ahora mismo el Arsenal es noveno a tres puntos del Wolves con seis por disputarse.

EFE